Cuarentena, proyecciones e inicios de María Belén Carvajal, árbitra profesional y entrenadora de Futsal UC

En su segunda edición, la plataforma “Conversando Con” contó con la presencia de la destacada profesora UC y jueza FIFA María Belén Carvajal, quien repasó cómo vive la cuarentena y lo que la motivó a convertirse en jueza profesional.
Por Eduardo Mujica.
 
Desde San Felipe y en un entorno familiar, María Belén Carvajal se muestra sonriente. Con las tarjetas roja y amarilla en mano, la profesora, quien es además entrenadora de la selección de Futsal UC y árbitra profesional FIFA, se dio un tiempo para conversar de forma amena y distendida con Felipe Véjares, encargado del área de Preparación Física de Deportes UC, en lo que fue la segunda edición del “Conversando Con”.

La profesora, quien impartió justicia en el pasado Mundial Femenino en Francia, cuenta que no le ha sido tan complejo estar encerrada, ya que se considera una persona hogareña. Tras viajar de Santiago a San Felipe, sus días los pasa haciendo clases, entrenando y realizando el curso de “Excelencia en gestión de proyectos deportivos” de la UC. Eso sí, expresa que en un principio lo que más le costó fue separar los espacios del teletrabajo.

“A mí me gusta esto. Yo soy de pocas personas y poco de sociabilizar, y me gusta esto de estar en casa. Fue difícil las dos primeras semanas en mi departamento porque yo trabajo en la universidad y, cuando salgo, me desconecto. Nunca he trabajado en mi departamento, y me costó porque debía mentalizarme en hacerlo allá”, comenzó diciendo, a lo que complementó: “cuando llegué a Chile (de Argentina) me compré una máquina para hacer ejercicios. Me llegó en tres días y la tuve que armar yo. Pero eso ha pasado en mi cuarentena: entrenar y no dejando de lado ese tema. Cuando haces actividad física te desconectas un poco y la cabeza empieza a andar de otra forma. Mi cuarentena ha sido bastante buena”, espetó.

Pero esto fue la punta del iceberg de la conversación, puesto que Carvajal se dio el tiempo para relatar sus inicios en el arbitraje y lo que la motivó a convertirse en jueza profesional. Todo partió desde muy pequeña, cuando estaba en el colegio. Con una personalidad hiperactiva, la entrenadora narra que su pasión siempre fue el fútbol y, en eso, su abuelo tuvo una importancia fundamental. “Nace por mi abuelo. Antes los partidos se veían por la televisión abierta los domingos. Entonces yo me iba donde mis abuelos y ellos siempre tenían la televisión prendida con fútbol. Y nace ahí la pasión por jugarlo. No existían clubes deportivos con ramas femeninas: no estaban en los planes en ese tiempo. Luego entré a la universidad y, por suerte, había fútbol femenino. Entré sin beca, sin nada a la universidad. Hice un curso y esa fue la primera interacción que tuve con el arbitraje”, expresó.

Esa interacción sería la primera de muchas, puesto que no volvió a desprenderse más del esférico. Al principio como futbolista profesional, donde vistió la camiseta de la selección chilena para una Copa América en lo que, según sus palabras, fue la mejor experiencia deportiva. “Es impagable. Si me haces la comparación entre arbitraje, por ejemplo, y estar en el túnel en un mundial, no se compara con haber jugado por Chile. Son cosas muy diferentes, pero defender al país es impagable y no sé cómo describirlo. El fútbol en todas sus disciplinas es un desafío para mí como mujer”, narró con voz emocionada.

Luego, se decantó por el arbitraje. En una carrera que ya lleva 14 años y varios logros, entre los que destacan haber arbitrado en el Mundial Femenino de Francia del año pasado y ser la primera mujer en dirigir un partido oficial masculino, la jueza rememoró sus comienzos. “Me decidí por el arbitraje porque es una carrera individual. Empecé en un club en Viña del Mar, en una asociación de árbitros. Y luego comencé en esto del arbitraje fin de semana a fin de semana, pero para poder actuar en las ligas nacionales del fútbol se debe estudiar. Ahí nace esta rueda donde me comencé a involucrar, hasta que llegó el punto donde me dijeron: ‘Belén, o eres futbolista o árbitra’. Me decidí por el arbitraje y eso me llevó a estudiar una carrera en el Instituto Nacional del Fútbol (INAF)”.

Finalmente, sus proyecciones y metas son claras. Con la mente puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, Carvajal sueña con conocer el mundo y seguir perfeccionándose en lo que le apasiona. “Ya me estoy preparando para cuatro años más y para los Juegos Olímpicos del próximo año. A corto plazo, quiero que lo que estoy realizando en la universidad sea lo mejor. A largo plazo, quiero volar por el mundo. Me encanta estudiar e irme perfeccionando en lo que me gusta. Este año me quería ir a estudiar y justo pasó esto, tenía todo listo. Chile es un lindo país, yo siempre lo defiendo, pero sí faltan herramientas. Y esas herramientas hay que buscarlas. Quiero capacitarme y luego volver”, concluyó.

Cuarentena, proyecciones e inicios de María Belén Carvajal, árbitra profesional y entrenadora de Futsal UC